FAMILIA, MUJER E IGUALDAD

En este camino no hay retrocesos. En estos dos últimos años la gestión del gobierno Socialista ha supuesto un enorme impulso a las políticas de igualdad. A través de distintas iniciativas e instrumentos normativos se ha dado un nuevo y definitivo impulso al cumplimiento del mandato de igualdad recogido en el artículo 14 de la Constitución española. Se han logrado conquistas muy significativas en el reconocimiento de derechos y libertades de la mujer. Iniciadas con la Ley Contra la Violencia de Género, la Ley de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia y, por último, la Ley de Igualdad Efectiva entre mujeres y hombres. Todas ellas aseguran derechos que favorecen o garantizan la autonomía y seguridad económica y personal de las mujeres y propicia la igualdad entre los españoles.
A través de Planes Integrales para la conciliación de la vida personal y laboral, se está garantizado una distribución social más equilibrada, convirtiéndonos
en referente para otros países y en motores de cambio y justicia social en la redistribución de las tareas personales, laborales y familiares. En esos contextos los gobiernos locales tenemos retos importantísimos que asumir. Ya que la aplicación de políticas de igualdad ha de ser comprendida, aceptada y asumida por la ciudadanía.- Creación de un foro de participación y comunicación, integrado por mujeres de diferentes colectivos, culturas, franjas de edad o educación y situación económica, que sirvan para detectar los diferentes problemas específicos, las necesidades sociales generales, detectar los desequilibrios y configurar las soluciones más adecuadas.- Pondremos a disposición del Gobierno Central y Comunitario todo lo que está a nuestro alcance para que todas las Leyes citadas en párrafos anteriores se desarrollen más y mejor en nuestro municipio. Así como asumiremos nuestro compromiso de facilitar proyectos y exigir convenios y voluntades que hagan posible de ese desarrollo algo eficaz y realmente efectivo.
- Facilitar y coordinar los diferentes servicios que sean necesarios y de utilidad para equilibrar el reparto de las distintas tareas entre familia, trabajo, estado y mercado y el cuidado de personas y niños que temporal, o definitivamente, necesitan y tienen derecho a ser cuidados. Servicios de guardería o canguro para ocasiones especiales
- Planes de Ayuda a la Familia. Estudio de necesidades y recursos que pretende promover medidas y buenas prácticas. Posibilitar el ocio familiar.
- Planes integrales de educación en igualdad, para mujeres, hombres, jóvenes y niños y niñas (integración en las responsabilidades domésticas, intercambio de tareas, aprendizaje de las más específicas, campañas de sensibilización, concienciación económica y valoración de las tareas caseras y el trabajo del “ama de casa”, reconocimiento de la labor de abuelos y abuelas, talleres de eliminación de roles, educación no sexista y prevención de malos tratos...)
- Atención integral a víctimas de malos tratos.
- Crearemos un Centro o Casa de Acogida para situaciones de emergencia.
- Formación en valores de la ciudadanía. Inclusión de la variable de sexo en cualquier tipo de estadística pública que refleje y date la realidad, para aplicar medidas de igualdad al respecto.
-Elaboración de Informes de Impacto de Género para propiciar normas o planes de especial relevancia económica y social.
- Red de Servicios Sociales y de Igualdad de Oportunidades.
- Paquetes de medidas en el ámbito del mercado laboral, de las prestaciones de servicios o prestaciones económicas, llegado el caso.
- Acceso a la vivienda o condiciones especiales de contratación en casos determinados y de necesidad específica.
- Defenderemos la paridad en los organismos municipales y en cualquiera otro lugar de decisión o trabajo, que esté en nuestra competencias hacerlo, sugerirlo o propiciarlo.Pretendemos transformar la sociedad de Moralzarzal. No se trata de hombres o mujeres, ni de unos o unas sometiendo o ejerciendo el poder sobre otros u otras, sino de igualar y conciliar, equilibrar. Porque las mujeres conforman cuanto menos el 50% de la población y deben de ser oídas, tenidas en cuanta, configurar sus expectativas personales, ideas, sueños o necesidades concretas, biológicas o emocionales y aportarlas socialmente, en la misma medida que los hombres, por derecho, por capacidad y porque la sociedad resultante será mucho más rica y feliz, por ser más equilibrada, completa y justa.