SEGUIMOS DICIENDO, ¡NO A LAS GESTIONES PRIVADAS!



Los Socialistas de nuestro Pueblo denunciamos, en su día, el deterioro de los derechos laborales, el encarecimiento y el desgaste en la calidad de los servicios públicos, que suponen las políticas de privatizaciones llevadas a cabo por el ejecutivo del PP, en el Ayuntamiento de Moralzarzal.

En una intensa campaña de protesta, en la que se aportaron ejemplos y argumentos de peso, tratamos de impedir que estas prácticas siguieran adelante, porque, además, los beneficios en esos casos, suelen marcharse fuera del Pueblo
Dijimos entonces que los Socialistas estamos por la función Pública, por los servicios Municipales gestionados por las personas que los ciudadanos/as eligieron como responsables para el Gobierno de su Pueblo y no por un Ejecutivo cuyo concepto del poder se basa solo en criterios empresariales, comerciales y de mando como está demostrando hacer este.

Pero como en este momento el lugar que nos corresponde es el de oposición tratamos de impedir las cosos e informar de las mismas, pero la capacidad de hacer y decidir no es nuestra. Por lo que el Ejecutivo siguió – y seguirá- con esas prácticas. En aquel entonces ultimó su proyecto para hacer la concesión de gestión indirecta del servicio de limpieza viaria, recogida de residuos y mantenimiento de parques y jardines a la UTE URBASER-RESIMORAL.

A día de hoy lamentamos tener que decir que todas nuestras sospechas se han cumplido: el Pueblo está más sucio, se barren las calles del centro y la periferia y urbanizaciones prácticamente nunca; no se limpian ni desinfectan los contenedores de basura ni sus alrededores; no se limpian las arquetas y huelen o dan problemas si llueve; muchos jardines están abandonados y se secan, llenan de maleza o basuras; no han abonado ni compran materiales; cuando hay una emergencia hay que buscar apoyo fuera – e incluso pagarlo aparte - ; han destruido empleo de residentes; los empleados han sido despedidos o han visto mermados sus derechos y libertades; hay menos personal (1/3 menos) y la maquinaria está obsoleta y es insuficiente. Todo esto porque no se están cumpliendo adecuadamente las condiciones del pliego de concesión y nadie controla nada; para remate nos cuesta aproximadamente un 53% más y el año pasado ya nos subieron el impuesto de basuras.

A ese gasto habría que añadir 580.000€ previstos para 2006 para jardines (embellecimiento, plantas, césped, etc...) que – como después no se tiene suficiente personal para cuidar adecuadamente, ni agua en la Comunidad de Madrid – se volverá a secar y será necesario volver a invertir.

Cada vez más todo este asunto presenta mayor número de curiosidades sospechosas, para empezar ya comentamos en su momento que nos parecía raro que unos servicios que el Ayuntamiento venía presupuestando al año en menos de 500.000€, salieran a concurso por 913.749,30€, que de las tres empresas presentadas se le concediera finalmente “a la baja” a la que reunía menos condiciones, exigiendo un servicio y una dotación que nunca llegó a cumplirse y aquí no pasa nada. Piden más dinero y se les concede... Se les entrega todo el material, herramientas, vehículos, etc..., del Ayuntamiento y todavía no lo han pagado, ni siquiera - a día de hoy - los recibos del seguro de los coches... Despiden personal que sustituyen por otro, en su mayoría menos cualificado, con menos experiencia, jóvenes o extranjeros para que admitan contratos temporales, horarios, sueldos y condiciones laborales lamentables. No están cumpliendo con el número de personal estipulado por unas u otras razones, lo que hace que estén dando el servicio en general con menos personal que lo daba antes el Ayuntamiento, etc... Por citar un dato: antes había dos camiones de basura que llevaban tres operarios cada uno, ahora hay un camión que lleva un conductor, punto.
Queremos insistir en el hecho de que se trabaja a demanda, es decir, las cuadrillas actúan sobre quejas de los vecinos/as concretas y eso es lo que se hace exclusivamente porque no se puede llegar a más, respecto de trabajos nuevos o actividad que denominaremos periférica, al que los que lo piden por escrito. Por poner sólo otro ejemplo: sólo se barre día a día el centro, aunque en el pliego se pactó hacerlo en la periferia a diario también. Antes de privatizar la gestión del servicio esas zonas se hacían al menos una vez a la semana. ¿Alguien ha visto la barredora últimamente? Pues es que aunque tenían que haber comprado dos nuevas y de gran potencia sólo tienen una para Alpedrete, Moralzarzal y Manzanares.
Eso sí, ahora tenemos encargados e ingenieros que vigilan toda la zona de la sierra en la que la empresa URBASER ejerce (que son básicamente todos los pueblos gobernados por el PP), que seguramente sí cobran buenos sueldos y vigilan bien al personal y dejan muy descansados a los responsables municipales del Equipo de Gobierno - que también constantemente se suben considerablemente los sueldos - pero que, desgraciadamente, no conocen ni los pueblos, ni los días clave de las cosas, ni sus zonas de incidencia o mayor necesidad de cuidado, por eso pasa que, de repente un día, la calle de La Huerta se barre dos veces, por si acaso, o al conductor del camión de basura, que ahora va solito, le resulta imposible dejar la zona recogida y los restos de los alrededores se quedan unos días, si están más visibles, y muchos, si están más escondidos en nuestros rincones o calles. Y todo ello a pesar de los modernos contenedores europeos (que nos costaron un dineral aunque aparentemente fuera una inversión de la empresa), que se recogen solos desde el camión - razón por la que no pueden colocarse en ciertas calles estrechas o lugares estratégicos, habiendo creado dificultades a algunos usuarios/as –.
Resulta que las razones que se nos dieron para la privatización - sin haber hecho estudio económico o de mercado previo – es que el servicio nos saldría más barato y que se daría mejor, ya que la empresa tenía más experiencia y más maquinaria y personal. Pues si en todo aciertan así, ¡que Dios nos coja confesados!, como decía mi abuela.
Y ustedes protesten, exijan, pongan quejas en el Ayuntamiento - y por escrito -, a ver si logran que alguna vez les atiendan en algo.